Quesillo o Flan de leche condensada.

Quesillo 029 copia

Aquí estamos con una nueva entrada que se ha hecho esperar. Una receta ideal para el verano, fresquita y con una textura totalmente diferente al flan. Nosotros en las islas lo llamamos Quesillo, aunque no tenga nada de queso en su elaboración. Normalmente suele ser un postre muy común en cualquier casa de comida. Su textura es más densa y a mí en particular me gusta más que el flan normal. Es una receta muy fácil de elaborar ya que la medida será la lata de la leche condensada. Hay varias formas de aromatizarlo, desde añadirle una copita de licor, o canela y la cácara de limón. Si os gusta un sabor más intenso a limón añadiremos la cácara rallada, si os gusta un sabor más sutil la añadiremos entera cuando vayamos a hervir la leche.

Tanto los flanes como los quesillos se pueden hacer con la olla a presión o al horno. En esta receta emplearemos el horno.

Ingredientes:

*5 huevos

*1 lata de leche condensada pequeña (370gr)

*1 medida de la leche condensada de leche entera

*Cáscara de un limón ecológico (entera o rallada)

*Una rama de canela

*Caramelo líquido tipo Royal

Preparación:

En esta ocasión el molde que utilizo en uno de metal de aluminio para flanes y una fuente de vidrio apta para horno para poner al baño maría. Vertemos el caramelo líquido repartiéndolo bien por toda la superficie del molde.

Precalentar el horno a 175ºC-180ºC

Si quieres que tu quesillo tenga un sabor suave a canela y a limón, ponemos una medida de la lata de leche condensada de leche normal a calentar en un cazo, le incorporamos la cáscara de limón y la canela en rama. Dejamos que hierva y colamos. Reservamos y dejamos que se enfrie.

Batimos los huevos enteros y añadimos la leche condensada, volvemos a mezclar. Cuando más batamos más aire tendrá nuestro quesillo y más agujeritos tendremos cuando se cocine. Una vez fría la leche añadimos a la mezcla (en el caso de sabor suave la leche hervida). Si os gusta un sabor más intenso, es en este momento cuando añadimos la ralladura de limón y/o una copita de licor si os gusta. Mezclarmos todo.

Vertemos la mezcla en el molde caramelizado y metemos el molde en el recipiente apto para horno con un poco de agua tal y como se puede apreciar en la fotografía.

Introducimos en el horno al baño María durante 50 o 60 minutos. Recordad que depende mucho de vuestro horno, si tiene ventilador o no. En mi caso horno sin ventilador calor arriba y abajo durante 45 minutos, y después 15 minutos sólo por abajo para que la superficie no se nos queme. Para saber si nuetro quesillo está lo pinchamos con ayuda de un cuchillo o una brocheta y nos tiene que salir limpio.

Si vuestro molde tiene tapa la podéis poner, pero tened en cuenta la cantidad que ponéis de agua, ya que si ponéis mucha podrá estropear la mezcla cuando hierva porque puede saltar y entrar en la mezcla. Al retirar del horno quitamos con cuidado la flanera y dejamos el recipiente con agua en el horno hasta que se enfríe o con MUCHO CUIDADO de no quemarnos cojemos la fuente con el agua que estará muy caliente.

Con ayuda de un cuchillo despegamos con cuidado por los bordes del molde, ponemos el plato en el que vayamos a servirlo y le damos la vuelta con rapidez. Esperamos un instante y se nos despegará. Metemos en el frigorífico durante unas 8 horas como mínimo. Yo suelo hacerlo de un día para el otro.

Quesillo 025 copia

Tendremos como resultado nuestro fantástico quesillo listo para comer.

¿Lo acompañamos con nata o sin nata?, ahora os toca a vosotros ponerla en práctica.

¡¡Buen provecho!!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s